Calle Dante Alighieri, 45 08032 Barcelona

¿Qué significa AC3, AC4, AC5... y 31, 32, 33...?

10 de Agosto de 2016

Cuando estamos viendo modelos de suelo laminado siempre vemos el apellido de AC3, AC4, etc. Y la única sensación que da es que mientras más alto el número, mejor es el suelo (y más caro, claro). Pero ¿qué significan realmente esas letras y números? Muy sencillo. Eso del AC se refiere a la dureza y resistencia del suelo, para lo que se hace un test de abrasión y, dependiendo de la resistencia a ese test, se le pone una de esas categorías.

Efectivamente, esto quiere decir que un suelo AC5 tiene más resistencia al desgaste que uno AC3. El test de abrasión se realiza con un rodillo que tiene una lija que va dando vueltas por la superficie. Según el número de vueltas que dé la lija antes de que el suelo pierda su capa decorativa se establecen las calificaciones AC. Según la norma  EN 13329, esta es la resistencia al desgaste y la abrasión según número:


  • AC-1 (más de 900 vueltas)
  • AC-2 (más de 1.800 vueltas)
  • AC-3 (más de 2.500 vueltas)
  • AC-4 (más de 4.000 vueltas)
  • AC-5 (más de 6.500 vueltas)


Pero aquí no acaba la historia porque, como veis, el AC solo marca la resistencia a la abrasión, pero no la calidad del suelo. Para elegir un suelo según su calidad tenemos las calificaciones "Clase 31", "Clase 32", etc. Con lo que hay algo muy "gracioso" y es que las clases cuyo primer dígito es el 3, es decir, clase 32, 33, etc, están pensadas para uso comercial. Las de uso exclusivamente doméstico empiezan por 2, por ejemplo, 21, 22, 23. Esto quiere decir que si vamos a elegir un suelo para el hogar, nos basta con la clase 31. (A no ser que seáis familia numerosa y estéis muuuuucho tiempo en casa). Así quedaría entonces la clasificación:


  • Clase 31 - Para uso doméstico intensivo - comercial moderado.
  • Clase 32 - Para uso doméstico intensivo - comercial normal.
  • Clase 33 - Para uso doméstico intensivo - comercial intensivo.
  • Clase 34 - Para uso doméstico intensivo - industrial moderado.


En caso solamente doméstico:


  • Clase 21 - Para uso doméstico moderado.
  • Clase 22 - Para uso doméstico general.
  • Clase 23 - Para uso doméstico intenso.



Esto, junto a los milímetros que tenga la lama de grosor (las hay desde 7mm hasta 12mm) es lo que tenemos que tener realmente en cuenta a la hora de elegir un suelo. Ya que es lo que realmente va a darnos la calidad y lo que va a evitar que el suelo se combe o nos dé problemas con la humedad, etc.


El tema de la abrasión (AC3, AC4, etc) no es tan importante, bajo mi punto de vista, como el tema de la calidad real de la lama (la clase) y el grosor de la misma. Ya que, seamos realistas, ¿Cuántos muebles tenemos que arrastrar por casa y cuántos paseos darnos para que todo eso iguale a 1800 vueltas de lija con un rodillo?. Es preferible, por ejemplo, un AC3 de clase 32 y 9mm, que un AC5 de clase 31 y 7mm. Pero bueno, igualmente, dicho todo lo anterior hay una cosa que no podremos evitar... ¡Quedarnos con el más bonito!

Pídanos Presupuesto sin compromiso, click aquí.